I Amsterdam

Bicicletas por donde mires. Algunas tienen colores llamativos, están decoradas y poseen canastitos; otras son más simples y monocromáticas. Las hay antiguas, modernas, de todas formas y tamaños. Sin importar la edad, ni el calzado que lleven, la bicicleta es el compañero fiel y uno de los principales medios de transporte de los habitantes de Ámsterdam.

Desde un principio me fue imposible no enamorarme de esta ciudad, capital de los Países Bajos. Su sistema de canales con puentes pintorescos, sus típicas casas angostas con techos a dos aguas, sus calles limpias y ordenadas hacen de este un lugar ideal para caminar y disfrutar, con tiempo; sin prisa, pero sin pausa.

 

 

Tenía sólo un par de días para conocer y apreciar de cada uno de sus encantos. En esta oportunidad, preferí dejar de lado el ritmo frenético que uno lleva en ocasiones y evitar los lugares más concurridos, para centrarme en ver la ciudad de otra manera; deteniéndome en los detalles, en el andar de su gente, en su arquitectura y en sus atardeceres mágicos.

El centro histórico, construido en el siglo XVII, es uno de los más grandes de todo Europa. En este encontramos la famosa plaza Dam, rodeada de varios edificios de interés cultural, entre ellos el Palacio Real (Koninklijk Palace). Inaugurado el 20 de julio de 1655, fue usado como residencia del rey Luis Napoleón y posteriormente se convirtió en de la Casa Real neerlandesa. Actualmente se utiliza para realizar eventos oficiales.

En el extremo sur se encuentra el Monumento Nacional, un conjunto escultural formado por un obelisco de 22 metros y varias imágenes simbólicas en su entorno. El mismo honra a los holandeses caídos en Segunda Guerra Mundial. Cada 4 de mayo a las 20:00 hs. se celebra aquí una ceremonia en la que los los reyes y representantes políticos del país asisten con coronas de flores para conmemorar a los fallecidos.

Otras edificaciones importantes frente a la plaza son el famoso museo de cera Madame Tussauds, la Nueva Iglesia, y la antigua sede de la Bolsa (utilizada ahora para exposiciones de arte).

 

El museo de ciencias NEMO es uno de los más innovadores del país. Tiene cinco niveles en los que presentan distintas exposiciones de ciencia y tecnología, muchas de ellas interactivas. El edificio tiene la particularidad de simular un gran barco color verde. Es visitado por más de 500.000 personas al año y por las tardes ofrece además espectaculares vistas de la ciudad con la puesta del sol.

El Museo de Diamantes es el lugar perfecto si les interesa conocer más en profundidad todo lo relacionado a esta piedra preciosa. Exhibe una colección permanente de joyas y objetos de un valor realmente incalculable. El museo es pequeño pero muy interesante. Incluye una explicación sobre el tratamiento, el pulido y sus distintos cortes del mineral. Cuenta además con una tienda de suvenires y una cafetería.

El Museo Nacional de Ámsterdam está entre los más visitados del país. Posee la mayor colección de obras del Siglo de Oro holandés. Uno de sus principales atractivos son las pinturas de Rembrandt. Lamentablemente, durante mi viaje en noviembre de 2012, estaba cerrado por reformas por lo que no pude conocerlo personalmente. Reabrió sus puertas en junio de 2013.

Frente al mismo, sobre la encantadora plaza Museumplein, están las emblemáticas letras de I amsterdam. Cada una de ellas cuenta con una altura de 2 metros y en conjunto logran una longitud de 23,5 metros de largo. ‘I amsterdam’ surgió como una campaña de marketing para promocionar la ciudad, pero rápidamente se convirtió en un ícono y uno de sus lugares más fotografiados.

Con más de 140 años, el Mercado de las flores ofrece una variada gama de plantas, semillas, artículos de jardinería y, por supuesto, flores. Es un bonito paseo para hacer al que concurren turistas y locales. Una hermosa época para ir tanto al mercado como a la ciudad, es a fines de abril, cuando se produce el florecimiento de los tulipanes.

  

Sin duda alguna, Ámsterdam, también conocida como la Venecia del Norte, es mucho más que zona roja y marihuana. Con más de 1000 puentes, unas 2500 casas flotantes,  40 museos y 70 teatros, esta ciudad ofrece atracciones para todos los gustos. Su ritmo, su gente y su ambiente la hacen simplemente encantadora.

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s