Aguas Calientes, un pintoresco pueblo a pasos de Machu Picchu

Aguas Calientes es una encantadora localidad enclavada en los Andes peruanos. Se la conoce también como Pueblo de Machu Picchu o Machu Picchu Pueblo. Está situada más precisamente sobre el valle del río Urabamba, en el sudeste de Perú. Desde aquí se puede acceder a la zona arqueológica inca de Machu Picchu. La separan de esta maravilla del mundo apenas 6 km de distancia. Es por este motivo que cerca de 1500 personas arriban diariamente a este lugar.

Un poco de historia

Sus orígenes se remontan a principios del siglo XX cuando, una década más tarde del descubrimiento de la ciudadela inca de Machu Picchu en 1901, se da inicio a la construcción del ferrocarril. A partir de ese momento muchos de los trabajadores llegan aquí con sus familias y se van instalando en estas tierras.

El turismo se incrementa recién en la década del 70, una vez concluida la obra del tren. A raíz de esto, durante la década de 80 el pueblo entra en una rápida transformación producto de la llegada de miles de turistas.

En la actualidad Aguas Calientes cuenta con unos 3400 habitantes fijos y ofrece un espacio agradable y seguro a quienes visitan la zona ansiosos de conocer el famoso y emblemático Machu Picchu.

Aguas Calientes, un pintoresco pueblo a pasos de Machu Picchu

El pueblo

Si bien el pueblo no es muy grande, su urbanización no fue correctamente planificada y esto hace que pueda resultar algo confuso a primera vista el ubicarse en sus calles. Sin embargo, luego de caminar por ellas, podrán ver que es bastante más sencillo de lo que parece. En el centro encontramos la plaza principal, llamada Manco Capac. Aquí vemos una gran escultura de Pachacutec con los brazos abiertos como dando la bienvenida a los visitantes. Frente a la misma, se distingue una pequeña y muy bonita iglesia. También alrededor de la plaza existen distintos restaurantes y tiendas. Muy cerca tenemos la opción de visitar el río y el Mercado de Artesanías. Dos lugares imperdibles.

La mayoría de las calles del pueblo son peatonales. Hay una sola calle por la que circula el bus que va a Machu Picchu. La gente se desplazan a pié, casi no hay autos y no existen los buses urbanos.

Esta ciudad se encuentra a 2.050 metros sobre el nivel del mar. Esta altitud es menor que la de Cusco, por lo que los malestares por la altura suelen disminuir bastante. Para acceder a Aguas Calientes se debe tomar el tren desde la pequeña ciudad de Ollantaytambo. Existen distintas categorías de trenes que se dividen en dos empresas Inca Rail y PerúRail. Con esta última también se puede embarcar desde la estación de Poroy en Cusco.

Aguas Calientes, un pintoresco pueblo a pasos de Machu Picchu

Clima

Por estar ubicado en una zona subtropical goza de un clima siempre cálido y templado. La temperatura promedio anual es de 16 °C. Entre los meses de noviembre a marzo inclusive es la época húmeda, cuando se produce mayor número de precipitaciones. El  resto del año corresponde a la temporada de seca, con días agradables y soleados.

Turismo

Con el fin de recibir adecuadamente a los turistas, el pueblo ha desarrollado una importante infraestructura hotelera. Encontramos una variada gama de alojamientos que va desde hospedajes sencillos a hoteles de alta categoría. En cuanto a la gastronomía hay una amplia oferta de bares y restaurante en la zona de la plaza y los alrededores. La mayoría ofrece un menú básico de entrada, plato principal, bebida y postre.

Aguas Calientes, un pintoresco pueblo a pasos de Machu Picchu

A pesar de que Aguas Calientes pueda parecer y ser usado muchas veces como un lugar de paso, destinarle una o dos noches de su viaje puede resultar una excelente idea. Además de las salidas a Machu Picchu, existen otras atracciones para disfrutar. Entre ellas, recorrer el Mercado de Artesanías, ascender la montaña Putucusi, visitar los jardines de Mandor o descansar en los baños termales.

Aguas Calientes se encuentra emplazada en medio de cerros y rodeada de una abundante vegetación. Aquí la naturaleza se siente en cada paso. Si la visitan no dejen de pasear por sus callecitas y apreciar el alma del lugar o de esperar la llegada del tren y ver el movimiento de pasajeros descender, ansiosos por continuar su recorrido. Mi consejo es que dediquen un momento simplemente a respirar ese aire tan puro y a sentir esa energía tan particular que Aguas Calientes tiene y regala.

Aguas Calientes, un pintoresco pueblo a pasos de Machu Picchu

6 comentarios sobre “Aguas Calientes, un pintoresco pueblo a pasos de Machu Picchu

    1. Gracias por tu comentario, me alegra mucho saber que ayudó a recordar esa propuesta. Aguas Calientes es un lugar muy bonito. Espero pronto puedas ir. Un saludo muy grande!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.