Guayaquil, la perla del Pacífico

Tenía exactamente diez horas para recorrer Guayaquil, esa era la duración exacta de espera entre vuelo y vuelo. Y es que este aeropuerto es uno de los principales hubs aéreos de Sudamérica, con aviones que llegan y parten desde y hacia Europa, Estados Unidos, y las famosas Islas Galápagos.

Sabía que el tiempo, que en ese momento valía oro, sería muy poco para conocer un lugar tan grande, pero me conformaba con la idea de tener una impresión inicial, sumar nuevas imágenes a mi retina, y sobretodo, tocar por primera vez la cálida tierra ecuatoriana. Algo que deseaba desde hace ya algunos años.

Guayaquil, la perla del Pacífico

Guayaquil, junto con Quito, es una de dos ciudades más desarrolladas de Ecuador. Con una ubicación privilegiada, es un punto estratégico para el comercio, la industria y el turismo.

Una caminata por el malecón Simón Bolivar, de 2.5 kilómetros, es un paseo que no deben dejar de hacer. Sus frondosos árboles, magníficas fuentes de agua, bellas lagunas artificiales; y mucho, mucho verde, hacen de este una atracción turística tanto para visitantes, como para los locales que vienen aquí con sus familias a disfrutar del día.

Éste corre a lo largo del río Guayas y, además de unas esplendidas panorámicas, podemos ver monumentos históricos, parques, jardines, miradores, muelles, centros comerciales, cines, museos, zonas para hacer gimnasia y juegos para niños. Además hay aquí la más variada oferta gastronómica con restaurantes, cafeterías, heladerías y bares, algunos de ellos con excelentes vistas del río.

Guayaquil, la perla del Pacífico

Este malecón, también conocido Malecón 2000 fue declarado “espacio público saludable” por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es una de las obras urbanas más importantes de Sudamérica.

Guayaquil, la perla del Pacífico

La plaza cívica, se encuentra dentro del malecón y fue inaugurada en 1999. Con una superficie de aproximadamente 25.000 metros cuadrados, posee el monumento de La Rotonda, la torre Morisca (reloj público), el paseo de los presidentes, y dos clubes navales.

El hemiciclo de La Rotonda, conmemora el encuentro de Simón Bolivar y José de San Martín, y trata de una imponente escultura de los libertadores a la que se le suman un conjunto de diez pilares y diez columnas con las banderas de los países sudamericanos en los que lograron la independencia.

Guayaquil, la perla del Pacífico

En el malecón encontramos también cuatro grandes totems que representan los cuatro elementos de la naturaleza (aire, fuego, tierra y aire).

Guayaquil, la perla del Pacífico

Por uno de los extremos de esta costanera tenemos acceso al barrio bohemio de Las Peñas que, con más de 400 años, es el más antiguo de Guayaquil.

Su nombre se debe a los grandes pedregones y rocas calcáreas que había en el sitio cuando llegaron los españoles. Con el paso de los años fue transformándose de un lugar de pescadores a un importante balneario donde veraneaban las clases sociales más altas. Sufrió varios incendios a lo largo de su historia pero gracias a la labor de su pueblo pudo ponerse en pié una y otra vez.

Callejuelas empedradas, casitas de colores y una ubicación privilegiada sobre el río, hacen de este un lugar de ensueño.

Guayaquil, la perla del Pacífico

Los minutos pasaron muy rápido y había que volver al aeropuerto. Muchas cosas quedaron por ver y conocer. Museos, cerros, vistas panorámicas, entre otras.

Me quedo con la sensación de que está ciudad, que me sorprendió con un calor agobiante y una deliciosa gastronomía, tiene mucho para ofrecer y mostrar.

Guayaquil, sé que te debo una visita más prolongada y que en algún momento volveremos a vernos, ese día iré con una gran sonrisa en mi rostro y definitivamente más de diez horas de escala.

Guayaquil, la perla del Pacífico
Guayaquil, la perla del Pacífico

2 comentarios sobre “Guayaquil, la perla del Pacífico

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.